lunes, 18 de agosto de 2014

El Manuel ¡¡ cierra la muralla !!

Campana El Manuel, en la Sala de las Campanas del Miguelete.
fotografía propia  


En la Valencia medieval, cuando se ponía el sol, era el momento de refugiarse en la ciudad y cerrar las puertas. Antes de llevar a cabo tal acción se hacía sonar la campana de Manuel, desde lo alto de la torre del Miguelete daba la señal de que las puertas de Valencia se cerraban.  Quien no llegara a tiempo no tendría más remedio que pasar la noche a “La luna de Valencia” junto a todos los peligros que eso tenía: ser atracados, o ser víctimas de las mordeduras de los murciélagos que habitaban en las murallas para defenderlas.

Mariano Floch

El toque de la campana, pagado por la Ciudad de Valencia duraba 30 minutos, finalmente había quedado reducido a 15 minutos por Mariano Floch el último campanero que conoció las murallas y no quería que se perdiera la tradición. 
 Actualmente y subvencionado por el Ayuntamiento de Valencia , "El Manuel" reproduce de manera integra el tradicional toque de "tancar les muralles" que anunciaba el cierre de las puertas de la ciudad. Se hace automatizado por ordenador.  

El toque de cierre de murallas no suena durante los siguientes días: Jueves, Viernes y Sábado Santo, por el silencio de las campanas, y la víspera de las fiestas de la Virgen de los Desamparados y del Corpus por quedarse alzadas las campanas ja que al día siguiente hay vuelo de alba. 




El Manuel alzada el dia del Corpus
Fotografía propia 

3 comentarios:

  1. No conocía esta tradición tan antigua del cierre de las murallas.
    Me imagino que muchos/as se quedarían fuera con el peligro que conllevaba.
    Escuchare las campanas de otra manera a partir de ahora.
    Un admirador.

    ResponderEliminar
  2. Si, es curioso, pero todavia conservamos algunas tradiciones, aunque hoy en dia, no tengan sentido, o ya lo las veamos como antaño.

    Como dice la canción del Jorobado de notre- Dame:

    "Sus campanas que a veces son truenos
    y otras veces parecen cristal
    Y siempre será el alma de la ciudad "

    Por eso vale la pena pararse un momento a escuchar lo que dicen.

    ResponderEliminar
  3. Si no me falla la memoria, se hace a las 20 y es un toque que al principio es muy lento y va acelerandose. Son golpes de campana separados por minutos al principio, de modo que, si no se tiene paciencia o se está de paso, uno no se da ni cuenta.

    ResponderEliminar