lunes, 1 de septiembre de 2014

LA CABEZA DEL OBISPO DE SANTA CATALINA


 
Cabeza del Obispo de Santa Catalina

Seguramente que callejeando por Valencia, muchos de vosotros pasando por la plaza de Lope de Vega,  junto la Plaza Redonda, os habéis encontrado  con la Iglesia de Santa Catalina, parándoos unos instantes porque os ha llamado la atención la cabeza del obispo incrustada en la fachada junto a otros trozos de restos arquitectónicos u ornamentales…  Preguntándoos el porqué de este revoltijo de escombros.

Arcosolio tapiado de Santa Catalina


La razón del porque procede de una reforma en la iglesia, por parte del arquitecto Felipe Rubio Mulet entre 1740 y 1785. El cual renovaría por completo todo el lugar.
En el proyecto de reforma, aparte de una nueva distribución del espacio interior, el revestimiento de la iglesia y cegar el rosetón, óculos y cambiar las tejas y eliminar el antiguo campanario entre otras cosas… Fue tapiar los arcosolios de la fachada, utilizando para ello restos de piezas góticas – una forma de deshacerse de los escombros de la reforma del interior de la iglesia -  entre las cuales esta una escultura que representa un obispo.

Quién sabe, quizás ese obispo estuviera enterrado en esa iglesia “jaumina” y fuera destruido su sarcófago, y un alma caritativa o sarcástica decidiera colocar de forma esperpéntica los restos, fijándolos al hueco con argamasa de cualquier manera.
Pero esa parte de la historia de quién es ese obispo, ya os la dejo para vuestra imaginación.

 ...oOo...


# vocabulario: 
ARCOSOLIO

Arcosolio, procede del latín arcus, arco, y solium, sarcófago.

Es un término arquitectónico aplicado a un hueco en arco que se empezó a usar como lugar de enterramiento en una catacumba, para personajes notable, mártires o santos. A menudo están decoradas con pinturas murales o esculturas. 

Se utilizan en Roma durante el siglo III. Más tarde en el siglo XIII se vuelve a utilizar como tumba pero situándolas en las paredes de las iglesias. 

Uno de los mejores ejemplos de arcosolio español, es del Doncel de Sigüenza en la Catedral de Sigüenza.

Arcosolio del Doncel de Sigüenza 




6 comentarios:

  1. Isabel: mi felicitación por esta iniciativa tuya de informar sobre historia y arte con rigor y claridad.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Magnifico blog Isabel! Volvere. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Gracias J.Luis por tus palabras. Es una forma de explicar a la gente, que tenga un poquito de tiempo para leer, de enseñarle lo que se esconde bajo la piel de asfalto de la bella Valencia. y con alcen falsos testimonios sobre épocas pasas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muchas Gracias Carmen, por entrar en mi blog, espero que lo visites de vez en cuando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar