lunes, 19 de enero de 2015

El fantasma de la Plaza del Esparto. (La Valencia Negra # 2)



Valencia es una ciudad que presume de ser la pionera en muchas cosas, incluso en el primer caso registrado de “poltergeist” o fenómenos paranormales del siglo XX, siendo estudiado en la época.
Fue un caso muy famoso, aunque hoy en día ya todos lo han olvidado, solo unos cuantos ancianos lo recuerdan.

Ocurrió en la primavera del año 1915, cuando unos vecinos del Barrio del Carmen estaban alterados, porque en el número 7 de la Plaza del Esparto, una plazoleta junto a la calle Caballeros, sucedían fenómenos extraños.

En el entresuelo de esa vivienda – hoy en día todavía esta – residía la familia Colomero, la cual vivía aterrada por una seria de ruidos y temblores inexplicables que se sucedían durante varios momentos al día. Los vecinos estaban alarmados y los curiosos llegaban hasta allí para saber de cerca lo que ocurría, tal fue el revuelo que se formó, que las autoridades tuvieron que poner cartas en el asunto. El Gobernador Civil junto a inspectores de la policía y la Guardia Civil inspeccionaron la vivienda, en sus informes concluyeron de que eran a causa de la vejez del edificio: vigas que trujen, muebles, algún roedor o aire por las tuberías de desagües.

Pero esto no tranquilizó a la los vecinos que celebraban misas para ahuyentar el fantasma, y hacía que esa plaza estuviera invadida de curiosos, llegándose a producir alteraciones del orden público. El Fantasma de la Casa del Esparto, como le llamaban no solo salía en la prensa diaría de Valencia, sino de toda España.

Meses después el Ayuntamiento mandó al Arquitecto Jefe Municipal para que investigase el porque de los extraños ruidos en esa casa, pero a pesar que se utilizaron todos los métodos mas avanzados de la época, llegando a introducir micrófonos en los tabiques, y revisando a fondo la estructura del edificio, incluso el alcantarillado. Se certificó la existencia de los misteriosos ruidos, pero no se explicaban por qué se producían.

Un día los ruidos cesaron por completo, nunca más volvieron a repetirse. Nunca llegaron a averiguarse, aunque mi abuelo me contaba esta historia siempre que pasábamos por esta plaza. Y acaba diciéndome que con el tiempo se corrió el rumor, que esa familia vivía de alquiler, y el casero que estaba en el piso de arriba tenía ganas de arrendar el entrepiso a otras personas, así que por la noche tiraba piedras por las tuberías, hablaba por ellas o hacia ruidos para que se asustaran y que el mismo vecino hizo correr la voz de que había un fantasma. ¿Realidad o leyenda urbana? ¿ O simplemente fue una historia que se inventaron los vecinos para darle una “explicación lógica” a aquello que escapaba de su mente. ?

Quién sabe si alguna noche esos extraños sonidos aparecen de nuevo, o son las voces de algunas personas que van de fiesta por esas calles del Barrio del Carmen retumbando por las viejas fachadas de la plaza.   


Plaza del Esparto en la actualidad

2 comentarios:

  1. Hace tiempo escuché en milenio 3 la historia de esta casa, conocida como “casa de tócame, Roque". Debido a sus psicofonías, de ahí la expresión cuando una situación es de desorden.

    ResponderEliminar