jueves, 22 de enero de 2015

San Vicente Ferrer (Valencianos ilustres # 2)

San Vicente Ferrer 
Vicente Ferrer Miquel nació en Valencia el 22 de enero de 1350, concretamente en la calle del Mar, donde hoy en día esta su casa natalicia. 

Su padre era el notario Guillermo Ferrer y su madre Constanza Miquel Revert. Tuvo siete hermanos, entre ellos fray Bonifacio Ferrer.  Fue bautizado en la Iglesia de San Esteban de Valencia.
Cuando contaba con apenas 16 años ingresó en la Orden de los Dominicos, en el Convento de Santo Domingo, tomando los hábitos en 1368 con 18 años. Unos meses después le enviaron a cursar estudios de Lógica en el “Estudi General” de Barcelona – lo que hoy en día sería la Universidad – Años más tarde (1370-1372) es profesor de esta asignatura en el “Estudi General” de Lérida, al mismo tiempo que estudiaba los de Naturales. Entre 1372 y 1376 estudia en Barcelona Sagrada Escritura, Lógica, Filosofia y Teología, para continuar sus estudios en Toulouse (Francia) Según cuentan llegó a aprenderse la Biblia de memoria y a hablar en hebreo y latín.

Al regresar a Valencia, fue elegido en 1379 prior del Convento de Santo Domingo. En 1380 escribió el tratado “Tractatus de Moderno Schismate” donde recoge sus ideas legitimidad del papa Clemente VII, en Avigñón. Durante los años 1380 y 1390 es encargado de diversas relaciones diplomáticas entre Benedicto XIII (el Papa Luna) y por el rey de Aragón Juan I, al mismo tiempo que se dedica a la predicación, compartiendo las idea del Papa Luna. Viajando por el sur de Francia y norte de Italia.
En 1390 dio clases de Teología en la Catedral de Valencia – en la actual Sala Capitular – Al poco tiempo renunció a su catedra en la Catedral y fue el confesor de la reina Violante, esposa del rey Juan I. También lo fue del Papa Luna en 1395.

En 1398 mientras estaba en el Convento dominico de Avignón, enfermo y al borde de la muerte, en un sueño ve a Cristo en compañía de Santo Domingo de Guzman y San Francisco de Asís, los cuales le encaran de ir por el mundo a predicar el Evangelio y se cura de su enfermedad.  Comienza a predicar contra los infieles de la Granda musulmana, los herejes de Suiza, Holanda, Francia e Italia. Sus sermones fueron tomados por escrito y se realizaban copias que más tarde con la imprenta el número de ejemplares se multiplico rápidamente. En tierras españolas predicó en multitud de localidades, siempre viajaba a pie, sin equipaje ni dinero, allí por donde pasaba sus consejos eran tenidos en cuenta, realizo multitud de milagros – se tiene constancia de 980 registrados – al santo lo suelen representar  con el dedo índice de su mano derecha levantado, ya que según la tradición con ese gesto era capaz de obrar milagros, llegando a ser apodado en Valencia como “San Vicent el del didet” [San Vicente, el del dedo]




Durante su predicación tuvo problemas con la coexistencia de judíos y cristianos, algunos dicen que propiciaba la violencia contra los judíos, otros que no lo hacía, ya que dentro de aquel ambiente de lucha entre las dos culturas, Vicente siempre quiso mantener la paz y la coexistencia pacífica, razón por la cual se le denomina Ángel de la Paz, Apóstol de Europa y Amante de Valencia
Murió en Vannes, Bretaña (Francia) el 5 de abril de 1419, a los 69 años y allí se encuentra enterrado en la catedral. Fue canonizado por papa Calixto III el 29 de junio de 1455. En el expediente de canonización costa hasta 872 milagros, es el santo con más milagros contabilizados.

Su tumba en la Catedral de Vannes

En nuestra ciudad solo se conservan dos reliquias del santo: Un pedazo de costilla que fue entregada a la Catedral de Valencia en 1597, por el general de los tercios españoles don Juan del Águila y la canilla segunda de la pierna entera junto con un pedazo de mortaja que fue entregado al Colegio  del Corpus Christi en 1601, por petición del Arzobispo San Juan de Ribera.

San Vicente Ferrer es considerado como el Santo Patrón de la Comunidad Valenciana.
Antes de morir dio un mensaje para que lo llevaran a todos los valencianos, se podría considerar como su testamento. El mensaje dice así:

 << ¡Pobre patria mía! No puedo tener el placer de que mis huesos descansen en su regazo; pero decid a aquellos ciudadanos que muero dedicándoles mis recuerdos, prometiéndoles una constante asistencia, y que mis continuas oraciones allí en el cielo serán para ellos, a los que nunca olvidaré.
En todas sus tribulaciones, en todas sus desgracias, en todos sus pesares, yo les consolaré, yo intercederé por ellos. Que conserven y practiquen las enseñanzas que les di, que guarden siempre incólume la fe que les prediqué, y que no desmientan nunca la religiosidad de que siempre han dado pruebas. Aunque no viva en este mundo, yo siempre seré hijo de Valencia. Que vivan tranquilos, que mi protección no les faltará jamás. Decid a mis queridos hermanos que muero bendiciéndoles y dedicándoles mi último suspiro. >>


No hay comentarios:

Publicar un comentario