lunes, 16 de febrero de 2015

Ciutat Vella, el corazón dorado de la ciudad. ( Distritos de la ciudad # 1)

Algunos ejemplos de calles amarillas de Ciutat Vella
- Fotografías y composición de J.Luis Vila Castañer - 

Valencia es una ciudad singular, una ciudad que ha sido capricho, sueño, deseo y posesión de muchos hombres. Valencia una ciudad femenina, patricia, sultana y beata. Que ha ido cautivando a sus ciudadanos y visitantes a través de los siglos.
Su secreto esta en su corazón dorado, en el llamado distrito de "Ciutat Vella" formado por los 
barrios de “La Seu” “La Xerea” “El Carmen” “El Pilar” “EL Mercat” y “San Francesc”

Plano de la zona que abarca Ciutat Vella.
Elaboracion: Isabel Balensiya

Ese enigma cautivador que posee lo descubrí, hace pocas semanas, cuando recorriendo la ciudad me percate que el casco histórico de Valencia es de color amarillo. Sí, es de un precioso tono amarillo brillante, casi dorado. Albariño le llaman algunas personas. 

Es en ese color que llena las callejas añejas de calidez, de una magia dorada que le da su esencia única a la ciudad y que solo algunos magos de la fotografía logran conjurar con sus artes. Es ese cromo que llena de luz, de remembranza de unas glorias pasadas, olvidadas ya por muchos y tan solo recordadas, por los historiadores.  Donde reside el secreto de ese entramado de estrechas calles, que un día protegió la muralla, llena de palacios que vieron tiempos mejores, de iglesias, de tiendas antiguas, de bares y edificios cuya piedra se envejece con el tiempo están vestidas de dorado, que contrasta con el negro de las sombras y el ornato esmeralda de la vegetación de los jardines que salpican cualquier pequeño rincón.

Es ese tono albariño el que hace latir un corazón urbano con una fuerza apasionante que invita a recorrer su piel de asfalto e incluso si prestas atención y guardas silencio escucharas las voces de fantasmas del pasado, de familias que en esos palacetes habitaron, de doncellas y caballeros, de amores, intrigas y rumores…y que aunque ya no estén entre nosotros, siempre que recorramos esas calles doradas surgirán ante nosotros asomándose a nuestro mundo y acompañándonos en nuestro caminar.

A mi gran amigo José Luis Vila, por todos esos paseos compartidos... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario