lunes, 4 de mayo de 2015

La Fuente del Nimbo (Fuente de Valencia 9 )

La refrescante fuente
-fotografía propia-

Entre uno de los tramos ajardinados de la larguísima avenida de Blasco Ibáñez, concurrida por un sinfín de vehículos, de gente ajetreada y de universitarios. Se encuentra una pequeña fuente que oculta entre unos pinos hace las delicias al caminante que la encuentra, refrescando su visión. 

La aureola de la fuente en reflejos verdes naranjados
detalle del surtidor. 
Se trata de la Fuente del Nimbo. Un nombre ideal para una fuente ornamental sin nombre, porque ese ninfeo tiene una especial aureola, que solo a los ojos de los más expertos pueden observar su esplendor cuando al atardecer los rayos del sol se cuelan entre las hojas produciendo ese efecto de brillos sobre la pequeña y cuadrada alberca, destilando miles de raudales de luces naranjas que junto el verde hacen llamar la atención del caminante que la descubre, maravillado  en donde reside tanta belleza en una fuente tan simple como una taza de hormigón, sobre la cual se levanta un trípode que recuerda a formas neoclásicas un gran plato de donde un pequeño surtidor del color del naranja cobre con el verdín del tiempo hace surgir como arte de mágica fresco cristal líquido que atesoran las palomas para refrescarse y poder alzar el vuelo en el atardecer.
Palomas refrescandose
-fotografia de José Luis Vila Castañer -


No hay comentarios:

Publicar un comentario