miércoles, 10 de agosto de 2016

El campanario de San Lorenzo (Campanarios de Valencia # 2)

Fachada actual de la iglesia y campanario

CIUTAT VELLA
Barrio de la Seo 

Escena de la tortura de 
San Lorenzo
Hoy 10 de agosto es el día de San Lorenzo mártir. Él era diácono del Papa Sixto, y fue condenado a muerte por el Prefecto de Roma, por no revelar el escondite del Santo Cáliz, el cual estaba en Huesca en la casa de sus padres. La historia cuenta que cuando lo estaban quemando en una parrilla, llamó a quienes, lo estaban torturando y dijo: ¡Dénme vuelta, ya estoy listo de este lado!, luego antes de morir dijo: << Ya me cociné lo suficiente.>> Por esta esperpéntica anécdota pasó a ser venerado como el santo patrono de los cocineros.




Por eso para celebrar su onomástica, te invito callejero a subir a la torre de la iglesia de San Lorenzo Mártir y mientras subimos las angostas escaleras te iré relatando su historia… 


Sus orígenes se remontan a finales de la etapa islámica de Valencia, cuando en 1238 tras la conquista del rey Jaime I, se erigió sobre la antigua mezquita el templo consagrado a San Lorenzo, formando parte de una de las primitivas parroquias de Valencia. Los primeros registros que se conservan datan de 1276 donde ya aparece la iglesia finalizada. Desgraciadamente y por cuestiones de la estética del pasado el templo de estilo gótico fue demolido para levantar uno de estilo barroco entre los años 1682 y 1684.

Unas décadas más tarde el arquitecto José Mínguez diseñaría la torre del campanario con su peculiar estilo - en otra entrada al blog lo explicaré - de planta hexagonal, realizado en ladrillo de 43,74 metros de altura.

En 1822 y a consecuencia de un terremoto quedó desplazado de su eje como se puede observar actualmente, desde la Plaza de la Virgen hacía la calle Navellos. 

La línea roja sobre la foto muestra cómo a partir
del cuerpo de campanas la torre se desplaza de su eje.
- Fotografía Isabel Balensiya - 
Detalle de la veleta. 
El campanario que lo antecede se desplomó al muy poco tiempo de levantarlo. El actual construido por Mínguez se está compuesto por cuatro cuerpos, el último el de campanas, aloja a días de hoy dos a la advocación de Domingo (1742) y Santa Ana (1718). 

Como curiosidad artística un original veleta con la imagen de San Lorenzo con la parrilla, el elemento de su martirio. 


 A continuación tenéis una serie de fotografías del interior de la torre y las vistas de la ciudad.


Uno de los tramos de las escaleras
-Fotografía Isabel Balensiya -

Las bóvedas de las escaleras
-Fotografía Isabel Balensiya-

Campana "Santo Domingo"
-Fotografía Isabel Balensiya-

Campana "Santa Ana"
-Fotografía Isabel Balensiya-

Detalle de la antigua campana "Santo Domingo"
-Fotografía Isabel Balensiya-

Detalle de las asas antropomórficas de Santa Ana
-Fotografía Isabel Balensiya-

Vistas a la calle de Navellos con el
Miguelete al fondo campana, "Santa Ana".
-Fotografía Isabel Balensiya-
Escalera de madera para subir al remate del campanario.
-Fotografía Isabel Balensiya-

Vistas de la ciudad en un día nublado.
-Fotografía Isabel Balensiya-

Desde el remate de la torre, vistas al palacio de la Generalitat
 y la antigua torre de San Bartolomé.
-Fotografía Isabel Balensiya-








lunes, 1 de agosto de 2016

LA BATALLA DE FLORES DE VALENCIA

Antiguo cartel donde se anuncia la Gran Batalla de Flores
La Batalla de Flores se celebró por primera vez en 1891, siendo importada de la ciudad francesa de Niza, por el Barón de Cortés de Pallás, junto el presidente de Lo Rat Penat, Pascual Frígola, quien la introdujo en la actividad de la Feria de Julio, para intentar retrasar la salida de los veraneantes de la ciudad con el fin de mantener la actividad comercial cuando empezaban el calor. 

Se trataba de un desfile de carros y carrozas engalanados que lanzaban claveles y donde solo participaba la nobleza y la alta burguesía para competir por el premio a la mejor carroza engalanada y aprovechaban para mostrar su mejor indumentaria y durante el recorrido se lanzaban flores.

Antigua fotografía de unas damas en calesa engalanada, durante la fiesta.
A la iniciativa se sumaron también carruajes patrocinados por el ayuntamiento o instituciones como el Ateneo Mercantil o lo Rat Penat con sus Reinas de los Juegos Florales.

Ayer se celebró ya el 125 aniversario esta curiosa batalla, anecdóticamente cabe comentar que la primera batalla de flores casi fracasó por una tormenta, pero el tiempo no ha afectado casi para nada la celebración original de la fiesta tan llamativa y colorista donde se lanzan un millón de claveles amarillos y naranjas.

Donde siguen participando las carrozas, calesas y grupas engalanadas de flores por los mejores artistas falleros y floristas. Primero se realiza un desfile para lucir las carrozas y el jurado las valore y les entregue los premios, y cuando estos ya están entregados, es cuando comienza la batalla floral con el disparo de una carcasa.

En las carrozas van las Falleras Mayores de Valencia, sus cortes de honor, las representantes de las fiestas de Alicante y Castellón, Casas Regionales y Comisiones falleras todas van engalanadas con sus trajes regionales o típicos, y algunas disfrazadas de la temática de su carroza.

Los valencianos y turistas que lo deseen pueden alquilar un palco con unas cestas con munición floral para participar en la batalla, y muchos de ellos se afanan por guardarse un par de claveles de recuerdo.

El oloroso y colorido recuerdo que me traje a casa.
- fotografía: Isabel Balensiya - 


A continuación os dejo una serie de fotos que realice durante la fiesta: 

Pancarta que decoraba algunos palcos, recordando la efeméride. - fotografía: Isabel Balensiya - 

La Policia montada de gala.- fotografía: Isabel Balensiya - 

Abriendo el desfile.- fotografía: Isabel Balensiya - 

Detalle de las vestimentas de las Grupas.- fotografía: Isabel Balensiya - 
Los caballos engalanados que con fuerza arrastraban las carrozas.- fotografía: Isabel Balensiya - 
 
Pareja de falleros en la grupa del caballo.- fotografía: Isabel Balensiya - 

Escudos de la ciudad de Valencia, engalanaban el desfile con gran colorido.- fotografía: Isabel Balensiya - 

Una de las carrozas donde se lucían  las chicas disfrazadas.- fotografía: Isabel Balensiya -  

Magnifica y colorida carroza exótica.- fotografía: Isabel Balensiya - 

Detalle de los ornamentos de temática valencia hechos con flor seca.- fotografía: Isabel Balensiya - 

Uno de los coches ligeros, Este decorado por la floristería Montañana de Mislata
ganó el primer premio de su categoría. 
- fotografía: Isabel Balensiya - 

Las manitas de las niñas impacientes por tirar pronto los clavellons.- fotografía: Isabel Balensiya - 

Suena la carcasa y comienza la batalla, las falleras comienzan a lanzar flores.- fotografía: Isabel Balensiya - 

Gracioso semblante de la mujer durante la contienda floral.- fotografía: Isabel Balensiya - 

Las flores van volando las damas se protegen con raquetas sus rostros, el aroma
a flore va inundando el Paseo de la Alameda.
- fotografía: Isabel Balensiya - 

Carroza de la Fallera Mayor de Valencia y su corte, disfrutando de la fiesta.- fotografía: Isabel Balensiya - 

Cuando la munición comienza a menguar, las manos afanosas,
se ponen a recoger del suelo mas flores para seguir la fiesta.
- fotografía: Isabel Balensiya - 
Detalle de uno clavel naranja en el suelo de la Alameda.- fotografía: Isabel Balensiya - 

Las chicas disfrazadas apurando las ultimas flores. - fotografía: Isabel Balensiya - 

Naranja y amarillo los dos tipos de claveles que me llevé
de recuerdo a casa, como todos los años.
- fotografía: Isabel Balensiya - 

Las otras flores que adornaron las carrozas, mas bellas, pero un poco menos protagonistas- fotografía: Isabel Balensiya - 



martes, 12 de julio de 2016

Campanario de Nuestra Señora del Rosario del Canyamelar - Valencia

Campanario del Canyamelar, con las campanas alzadas en señal de fiesta.
Fotografía: Isabel Balensiya.

En los orígenes cuando el Canyamelar tan solo era una pequeña aldea de pescadores, había  una pequeña ermita, en cuya fachada se levantaba una humilde espadaña, donde una sola campana avisaba a los feligreses de los horarios de misa. 


El arquitecto Antonio Martorell Trilles. 
Seria muchos años después, cuando se construyó la iglesia de Nuestra Señora del Rosario , y tiempo después, hacía 1916 se erigió un campanario, por el arquitecto Antonio Martorell Trilles, el cual hizo diferentes obras arquitectónicas  en el Cementerio General de Valencia. 













Peldaños de la escalera interior.
fotografía Isabel Balensiya





El campanario se quedó en ladrillo visto, mientras que la portada de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario fue cubierta con yeso y recubierta con piedra en el cuerpo inferior de la fachada, haciendo destacar el campanario de ladrillo rojo, con una serie de aspilleras en forma de cruz para la iluminación de la escalera interior de peldaños de ladrillos, que suben hacia una primera sala donde aun se conservan las antiguas cuerdas de tocar las campanas, y da acceso al interior del reloj de la torre.



La sala de las campanas, de ladrillo visto esta cubierta por un bóveda sobre pechinas y un pequeño entramado de vigas de madera. Los cuarto portales que alojan las campanas son de arcos de medio punto. 

Bóveda y portales  del campanario
Fotografía Isabel Balensiya 


Estas son las cuatro campanas que suenan durante las fiestas, en los actos religiosos o marcan el paso del tiempo por el Canyamelar desde Nuestra Señora del Rosario.


El tiple llamada Carmen, 1939. (113 kgs.)
Fotografía: Isabel Balensiya.  

El segundo tiple San Vicente Ferrer, 1940. (296 kgr)
Fotografía: Isabel Balensiya. 
La mediana Cristo de los Afligidos, 1940 (296 krgs.)
Fotografía Isabel Balensiya
 

La grande Nuestra Señora del Rosario, 1940 (633 krgs.)
Fotografía: Isabel Balensiya. 
Uno de los campaneros de Mestres Campaners durante un volteo manual de campanas
durante la fiesta de Nuestra Señora del Rosario.
Fotografía: Isabel Balensiya. 
Vistas nocturnas del Canyamerlar
Fotografía: Isabel Balensiya

Cartel conmemorativo del 100 aniversario
del campanario del Canyamelar
Diseñado por  Isabel Balensiya.