jueves, 6 de noviembre de 2014

La Almoina romana. - Valentia, la fundación de la ciudad -

(continuación de la entrada anterior)


Recreación de Valencia en época republicana.
© SIAM Ajuntament de Valencia  
CIUTAT VELLA
La Seu



Los nombres de las ciudades romanas se formaban con la raíz "- ntia" junto a verbos que significan "poder", "vigor", "valor", "favor". 
En el caso de nuestra ciudad el nombre esta formado por la palabra valor más la raíz semántica romana, antes comentada. Dando así el nombre de VALENTIA.  Su significado podría interpretarse como "la que posee valor", "la que es vigorosa y fuerte","la ciudad de los valientes". 

Según los Annales Maximi el historiador Tito Livo, relata que Valencia fue fundada en el año 138 a. C - época republicana romana - por el cónsul romano Décimo Junio Bruto Galaico, el cual licenció sus tropas de las campañas lusitanas contra Viriato, y como recompensa al valor de  esos hombres, les concedió tierras en el levante hispano, exactamente una isla fluivial cerca de  la desembocadura del rio Tyris. La Ciudad de los Valientes fue ubicada en el mejor vado natural del río, por donde pasaba la Vía Heraclea conocida más tarde como Vía Augusta.  No solo tenía un emplazamiento óptimo natural, sino también político, ya que estaba entre las cuatro antiguas y fieles ciudades ibéricas: Arse (Sagunto ), Edeta (Liria), Saetabis (Játiva) y Dianium (Denia), haciendo de control romano a la "fidelidad íbera" de esos pueblos. 

Lápida conmemorativa de la fundación de Valencia.
Plaza de la Virgen. fotografía propia. 

En el año 75 a. C la ciudad fue destruida por la primera guerra  romana entre Pompeyo y Sertorio. Fue abandonada cerca de medio siglo. Y fue refundada en época de Augusto con rango de colonia. En la segunda mitad del siglo I d. C. su recuperación era patente, y se construyeron importantes edificios e infraestructuras como el foro, el circo o el sistema de abastecimiento de agua. Pero en el siglo III la decadencia del Imperio también le afectó, despoblándose barrios enteros. Poco después la comunidad cristiana cobró fuerza, pero tras una serie de vicisitudes entró en una etapa de crisis hasta la llegada de los musulmanes.



Valencia en época imperial. 

Regresando al Centro de la Almoina, en el podemos ver las dos calles principales de la ciudad, el decumano máximo (este-oeste), actual calle Caballeros y el cardo máximo o Via Augusta (norte-sur), actual calle Salvador.
Via Augusta, cardo.
fotografía propia 
Junto a esas calles principales se encontraron el ninfeo o fuente monumental. El foro, construido entre el 70 y el 100 d.C. el cual tenia planta rectangular y en su centro se levantaba el templo principal de la ciudad, dedicado al dios de la medicina Esculapio. Esta gran plaza pública estaba ubicada en la actual Plaza de la Virgen. Y también la Curia, donde se reunía el senado de la ciudad, y por último,  la basílica de planta rectangular y tres naves,  donde se realizaban transacciones comerciales y se ejercía justicia.

En la exacavación se hayó un  hórreo o granero, varias tabernas o almacenes y unas termas de finales sel siglo II d. C  que constituyen una pequeña joya arquitectónica, ya que es uno de los escasos ejemplos que se conocen en todo el mundo romano de fecha tan antigua. Tenian una planta rectangular y constaba de una sala de agua caliente (Caldarium), una sala templada (tepidarium) y una sala de agua fria.(frigidarium) En otra sala se encontraba el horno para calentar el agua que era alimentado por leña. Alrededor de las salas termales, se encontraban las diferentes habitaciones auxiliares: el vestíbulo, el vestuario, las letrinas, almacenes etc.

Vista de las termas romanas

Además podemos ver las canalizaciones para el alcantarillado de la ciudad, restos de vajillas enterrados en fosas ceremoniales e incluso algunos enterramientos.


El profundo pozo fundacional. Siguiendo las costumbres, toda la vajilla
y restos del banquete 
celebrado por la fundación de la ciudad, fueron
arrojados en su interior. 
Gracias a ello, hoy en día los arqueólogos han
podido conocer un poco mas de la cultura romana. 
- fotografia propia - 

Fuera del recinto de La Almoina,  pero parte importante de la historia de la ciudad, era el circo donde se efectuaban las carreras de cuadrigas. Con unas dimensiones de 350 x 70 metros, ocupaba el espacio extramuros situado entre las actuales Plaza de Nápoles y Sicilia y la plaza de San Vicente Ferrer  (popularmente conocida como plaza de los patos).

Finalmente otro  conjunto importante de la vida ciudadana era el puerto fluvial en el rio Túria. Por aquel entonces el Túria era navegable para pequeñas embarcaciones. Los productos que llegaban por mar eran trasvasados a pequeñas embarcaciones que remontaban el río y descargaban las mercancías en el puerto fluvial. Este se situaba junto a las Torres de Serranos.


Monedas de romanas valencianas.
Donde aparece el emblema de la ciudad,
el cuerno de la abundancia  atravesado por los rayos del dios Júpiter. 

 Esperemos que algún hallazgo arqueológico, o de otro tipo, nos sirva para ampliar los conocimientos que tenemos sobre la Valencia romana.





No hay comentarios:

Publicar un comentario